Rutas

Una vez más, me hundo en ese vértigo agradable, como aquel que siento al ver a través de la ventana de una avión rumbo a Alemania o Italia o ver la oscuridad en los canales de Ámsterdam o Viena.