Rutas

Una vez más, me hundo en ese vértigo agradable, como aquel que siento al ver a través de la ventana de una avión rumbo a Alemania o Italia o ver la oscuridad en los canales de Ámsterdam o Viena.

Tarde italiana

Así se siente cuando el corazón no derrama lágrimas y se hincha de una felicidad desbordante. Así se siente realmente sobrepasar los límites del cielo y caer dulcemente en un campo de flores que con sus finos pétalos recorren la piel para brindarle el aroma de la vida, de la paz infinita.

error: ¡Contenido protegido!