Eran las 12

No habían fuegos artificiales. No había cena, ni regalos debajo del árbol, ni conteo regresivo. No había música, ni fiesta, nada. Era 24 de diciembre de 2016.