El mundo está loco

¿La paz? Ahora solo es una ciudad boliviana y no existe más otros conceptos. Una prosa dedicada al mundo que ha sufrido, sufre y seguirá sufriendo.