Me he dejado llevar

Escribir después de mucho, resulta magnífico, ¿sabes? Es casi como una planta de esas hermosas, que se apagan y pierden color cuando no tienen luz ni agua, pero al primer sorbo, resucita victoriosa: le ha vencido a la muerte.