Es una historia muy larga que quizás me llevará mucho tiempo en resumir, pero lo cierto es que con mucho orgullo la cuento. Cuando tenía  12 años, había una película muy popular protagonizada por las hermanas Olsen, en la que ambas se enamoraban en Europa, en la bellísima París (Pasaporte a París, 1999). A los 15 años decidí no celebrarlos con una gran fiesta como se acostumbra en algunos países como Perú cuando llegas a esta edad. Le conté a mi madre los grandes deseos que tenía de viajar y conocer la ciudad del amor. Debido a la situación económica, resultaba difícil poder llegar a aquel destino maravilloso.

Sin embargo, encontramos una solución para cumplir mi sueño adolescente: Fue entonces que logré viajar al extranjero por primera vez y aunque no era precisamente París, llegué a sumar dos países a parte del mío. Ya había visitado algunas ciudades del interior de Perú, por lo que salir a esta nueva aventura en la que encontraría más de lo que esperaba suponía, en buena cuenta, del inicio de algo extraordinario.

Fue así como llegué a Argentina en el 2009, específicamente a la ciudad de Buenos Aires. Y si para entonces amaba el invierno, fue ahí que llegué a obsesionarme con él aún más. Entre tangos en Caminito, una de las avenidas más grandes américa como lo es Corrientes y una hermosa flor que se abría con el primer contacto solar construida con material reciclado de aviones, descubrí en Buenos Aires que estaba empezando un momento muy especial en mi vida. Luego, con mamá tomamos un avión a Río de Janeiro. La oferta de pasajes era ambos países por un precio sorprendente. Entonces, ¿por qué no aprovecharlo?

Al llegar a Río de Janeiro (Brasil), quedé embelesada. Las piernas que tenía congeladas desde Argentina y sus 4° C con los que nos despidió, empezaron a calentarse. Recuerdo claramente esa sensación en la que la sangre hervía poco a poco con esos deliciosos y tropicales 32° en pleno mayo. ¡Fue espectacular!

Entre viajes de Río a Angra Dos Reis, miradas que intercambiaba con alguien del lugar, besos, caipirinhas (sin alcohol para entonces) y la maravillosa Copacabana, ya podía hacerle justicia a las canciones tan famosas sobre este lugar paradisíaco. ¡Me sentía una auténtica Chica de Ipanema!

Volví a Perú con la esperanza y la disposición entera de llegar a viajar todo lo que pudiera y lo que la vida me alcance. Pronto, unos años más tarde, junto a mi mamá y a mi hermano, viajamos a Santiago de Chile en el 2012 por primera vez. Para entonces, ya había acabado la escuela y tenía mayor disposición de tiempo. En Santiago queda el consulado croata, y fue con motivo de solicitar nuestros pasaportes que tuvimos que viajar. Sin embargo, pese al trámite, llegamos a conocer una ciudad moderna, ordenada, tan distinta de Lima. En el 2018, volví y aún seguía igual de hermoso.

Pronto, el siguiente viaje, llegaría por mérito propio en el 2016. Gracias a mi notas obtenidas en la carrera que estudiaba en la universidad, postulé a un puesto de trabajo en Disney, en Orlando, Florida (Estados Unidos). Gracias a mi nivel de inglés (certificado con un FCE) y mi aún corta experiencia laboral, fui aceptada y pude vivir 3 meses en las tierras del Tío Sam.

Orlando, con esas lluvias maravillosas, con esos pantanos temerarios, me enseñó a vivir en soledad, en comprenderme y hallarme gracias a un proceso de re descubrimiento. Tracé nuevas metas, hice un mea culpa de muchas actitudes y había logrado con esos hermosos amaneceres fríos reencontrarme con esa niña adicta a ver a Mickey Mouse.

Regresé con la consigna de irme de Perú en busca de nuevas oportunidades, pero para ello, debía acabar mi carrera universitaria y me esmeré aún más en ella. Finalmente, en 2018, en el mes de febrero, logré dicha meta y me recibí como Comunicadora y así podía sentirme libre al fin. ¿Planes? ¡VIAJAR! Eso era lo único que tenía en mente. Ya había quedado una llama encendida por comerme el mundo.

Tras trabajar continuamente en el rubro del periodismo y de la comunicación empresarial, un día llegó una oportunidad de oro: una beca completa a Bélgica. Esperen… ¿Bélgica? Entonces, ¿aquel sueño de mis doce años de edad podría hacerse realidad? ¿Sería posible que gracias a esta maravillosa oportunidad podía conocer la Torre Eiffel? Y así pasó… Pronto, con una fresca operación por piedras en la vesícula, estaba sentada en un avión rumbo al Aeropuerto Internacional de Barajas en Madrid. Llegué a España 13 horas más tarde. La espera era eterna y 2 horas después, estaba en Bruselas en la Capital de Europa, que me acogería por 3 meses.

Gracias a esta experiencia y por el sueldo que recibía por estudiar en el Instituto de Altos Estudios de Comunicación Social de Bruselas, mis compañeros peruanos y yo pudimos visitar muchos países. Todo empezó el 26 de enero en Bélgica (Bruselas y Brujas), Luego empezamos a viajar poco a poco llegando a Países Bajos (Ámsterdam), Francia (París), Alemania (Colonia), Inglaterra (Londres), Italia (Milano), República Checa (Praga), Eslovaquia (Bratislava), Hungría (Budapest), Croacia (Zagreb, Split y Dubrovnik), Bosnia y Herzegovina (Mostar), Montenegro (Kotor y Budva), Albania (Durres), Grecia (Salónica y Atenas) y Bulgaria (Sofía).

Así acabó un periodo, pero aún con más metas por lograr como Asia, Oceanía, y África como principales puntos de interés. Y por qué no, todo el mundo antes de los 50 años. Una vez más en Perú, el ánimo de correr con el viento que me lleve a lugares asombrosos aflora como una fuerte llama viva y constante. Hoy, insto a quienes me lean en medio de su juventud y de su empeño en los estudios que nada es imposible. Hagamos nuestros sueños verdad.

Dime lo que piensas...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This error message is only visible to WordPress admins

Error: API requests are being delayed for this account. New posts will not be retrieved.

There may be an issue with the Instagram Access Token that you are using. Your server might also be unable to connect to Instagram at this time.

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.

Error: admin-ajax.php test was not successful. Some features may not be available.

Please visit this page to troubleshoot.