J’existe

Una suerte de stickers se han apropiado de las ciudades. De forma escalofriante, cada cosa en ellas han protestado por su notoriedad. Ellos también existen.