Me enfermo con bastante frecuencia. Quizás porque no me alimento correctamente o porque dejé de hacer deporte hace mucho. Me enfermo de muchas cosas: gripe, infecciones, problemas estomacales, etc. Pero en mi última visita al doctor, este me mandó a psicología.

– Debes aprender a manejar la ansiedad. No solo esta agudiza tu bruxismo, sino que te motiva a comer lo que no debes a las horas que no debes y por ello se dan tus dolores de cabeza. Puede que tu colesterol esté muy alto. No es sano para alguien de tu edad – señaló casi enfadado.

Me dio el famoso papel que me autorizaba para una cita. “Interconsulta. Psicología“. Esperé dos meses para que pudieran darme una cita. En un país con tremendos índices de padecimientos mentales, supuse que ese consultorio estaba bien justificado y su popularidad, aún más.

Al fin llegó ese día, ese momento, esa hora. Todo parecía rápido. Se abrió la puerta y algunas señoras me pidieron unas cuantas consultas rápidas antes de ingresar. Entré. Tomé asiento y me sentí más intimidada que nunca. Jamás me había sentido tan pequeña.

Me cuesta decir las cosas en persona, las prefiero decir en escrito. No he podido, jamás, encontrar una forma de poder expresar en mi voz lo que expreso fácilmente en mis letras. Y enfrentar a una persona para que me diga lo que quiero escuchar, me da un aliento, pero no sé si es tan real.

Pero ahí estaba yo, sentada, mirándola y reconociéndola. Era una doctora sumamente agradable. Atareada, pero agradable al fin y al cabo. Por momentos, no sentía su atención, pero si bien busqué refugio y ayuda en ella, también me sentí en la necesidad de encubrir parte de mi tristeza.

¿Porqué fui a esa cita? A veces los seres humanos somos tan complejos. Lo pensé 3 veces antes de entrar y 10 más al salir. Quizás, por momentos, me siento enferma, pero para otros estoy bien. Me siento inútil e inválida, pero ahí estoy, luchando contra mis propios demonios. Aquellos que terminarán por ser descubiertos.

Salí esperanzada y después me pregunté: ¿así se sentirán todos los que entran a este consultorio? ¿Sentirán ese pequeño instante breve de felicidad ?

Espero que sí.

Dime lo que piensas...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.